Según la mitología clásica, Fedra era una princesa cretense, casada con Teseo, rey de Atenas. Éste tenía un hijo, Hipólito, que se distinguía por su castidad y su amor por la caza. Nada que ver con cualquier otro joven...