Historias de algunas (y algunos) valientes

Violeta Parra, morir de amor

Son muchos los que han cantado alguna vez “Gracias a la vida / que me ha dado tanto”, pero no tantos los que saben que la autora que creó esa canción, Violeta Parra, puso fin a su vida cuando aún no había cumplido los 50 años.

Quien fuera una de las cantautoras más populares de los sesenta, pintora, escultora y gran investigadora del folclore de su país, Chile, murió de amor: el amor no correspondido de Gilbert Favre, un hombre 19 años más joven que ella. Violeta, que ya era una artista de éxito cuando lo conoció y había estado casada dos veces, vivió con Favre, antropólogo y músico de origen suizo, una tormentosa relación en la que lo de menos fueron los años que los separaban. Estuvieron juntos seis años e incluso trabajaron codo con codo, pero un día Favre se fue a tener una familia y ella, tenaz e intensa, cayó en una profunda depresión.

violeta parra morir de amor

Madre de los cantantes Ángel e Isabel Parra y hermana del escritor Nicanor Parra, Premio Cervantes 2011, Violeta dejó una obra que crece en importancia día a día. Serrat, Sabina, Chico Buarque o Joan Baéz han versioneado sus canciones y Andrés Wood llevó su vida recientemente al cine en Violeta se fue a los cielos

S-AR" style="mso-ansi-language: ES-AR;">, que fue Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance 2012. De entre todas sus canciones, a mí me gusta especialmente Volver a los 17, esa delicia que dice: “Volver a los 17/ después de vivir un siglo/ es como descifrar signos / sin ser sabio competente”. Eso sí que es un himno a la vida.

Créditos fotografías

Lola Ce
Lola Ce

2 Comemtarios

  1. ¡Qué trágica muerte la de Violeta!, yo creo que, a pesar de que los suicidios de amor han sido muy sublimados en el romanticismo, es preferible amar la vida que morir por amor.

    • Lola Ce Lola Ce

      Lo curioso es que fuera ella, precisamente la que escribió esa canción, quien pusiera fin a su vida. Pero estoy de acuerdo contigo: el romanticismo ha hecho mucho daño, como el malditismo un poco más tarde. Tanta gente joven que cayó en sus garras…

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad