Tengo cuarenta y dos años y cuando menos me lo esperaba y más cansada estaba la vida me ha dado cancha. Llevaba cuatro años bajando a los infiernos emocionales. Permití en una relación lo que nunca; me dañé, toleré...