Hay un efecto colateral con el que no contaba cuando abrí esta web y que me está trayendo algún que otro dolor de cabeza: la malsana curiosidad que en algunos despierta mi chico. No es sólo que cuando vaya...