No es la primera vez que Rosa Montero habla en una novela de mujeres con amantes más jóvenes (lo hizo, por ejemplo, en La hija del caníbal), no digamos ya en libros como Pasiones (donde, por cierto, dedicó un...