Las estrellas no tienen edad. Y si la tienen y alguna bio indiscreta se las recuerda, dicen que es la bio la que se equivoca y se quedan tan anchas. Raffaella Carrà, por ejemplo, ha estado más de 30...