Empecé a leer esta novela en un avión. Volvía del Congreso de Literatura Romántica RNR donde había conocido a Pilar Cabero y me había caído genial. Pilar tiene la sonrisa fácil y un humor irónico, ácido y chispeante. Así...