El gorrión fue mujer de muchos amores. También de todo tipo de calamidades y desgracias. Entre ellas, que creciera prácticamente en la calle, que su única hija muriera a los dos años y que uno de sus más grandes...