A veces, ya se sabe, la realidad es menos verosímil que la ficción. Si un guionista se inventara en una serie, por ejemplo, a una todopoderosa mujer que pone los cuernos a su marido y le diera por llamarla...