Los compañeros de Woody Harrelson aún recuerdan cuando éste, durante el rodaje de Tres mujeres para un caradura (1991), recibía las visitas de Glenn Close: como Kim Basinger y Alec Baldwin, podían tirarse horas encerrados en la roulotte. Se...