Hay una atracción en Futuroscope, ese parque francés que superó hace tiempo la ciencia y tecnología de sus inicios, llamada Ojos que no ven. Es una atracción para sentir, para oler y tocar, en la que los participantes –siempre...