No lo digo yo, lo dice Pablo Carbonell en sus peculiares memorias, El mundo de la tarántula (Blackie Books). Se ha hartado de decirlo todos estos años, de hecho, pero ahora además lo ha dejado escrito. Habla del fino...