Hay que agradecerle a El gran hotel Budapest y a su protagonista, Ralph Fiennes, que hayan puesto de moda las historias de amor entre botones de hotel y mujeres maduras (un clásico, por cierto). Y a Trivago, el más...