Historias de algunas (y algunos) valientes

Simon MacCorkindale y Susan George, un amor inglés con parada en San Sebastián

Si quien lea esto sabe quiénes eran Ángela Channing, Melissa Agretti, Lance Cumson o Chase Gioberti, seguro que recuerda a Greg Reardon, el abogado macizo de la serie Falcon Crest. Lo interpretaba Simon MacCorkindale, un actor inglés que había hecho un pequeño pero interesante papel en Yo, Claudio y protagonizado Muerte en el Nilo. Simon estaba recién casado con la actriz Fiona Fullerton cuando en los setenta conoció a Susan George, esa actriz a la que le tocó la lotería cuando rodó Perros de paja con Sam Peckinpah, pero no fue hasta 1982 que dejó a Fiona para correr en los brazos de Susan, tres años mayor que él pero visiblemente más madura (con el tiempo sería a la inversa: él se fue haciendo mayor, mientras ella adquiría un aspecto cada vez más juvenil de manera natural).

 

Se casaron en 1984, en pleno éxito ‘Falconcrestil’, y su unión fue de esas envidiables e irreductibles: sólo se acabó con la temprana muerte de él en 2010, víctima de un cáncer. Hasta entonces pasearon su amor por todo tipo de festivales de cine, a los que ella era invitada para recordar su momento Perros de paja y él acudía en calidad de acompañante orgulloso y feliz, pues con el tiempo asumió que nunca sería un actorazo y se había centrado en labores de producción (por cierto que estuvo a punto de ser James Bond).

A España viajaron juntos un par de veces, y la primera él despertó todo tipo de pasiones entre el público femenino que, rotos todos los pudores con la llegada de Kaber Bedi-Sandokan unos años antes, en pleno y mojigato franquismo (“Queremos un hijo tuyo”, le gritaron al de los ojos verdes nada más bajar del avión en Barajas), rugió con ganas cuando vio en el Festival de San Sebastián a la pareja. No puedo resistirme a contar cómo se gestó en realidad esa visita, algo que leí en Jack Lemmon nunca cenó aquí (Plaza & Janés), el libro en el que Diego Galán recordaba sus años al frente del certamen.

normal_ST-001

En él trabajaba una relaciones públicas empeñada en dar ‘vidilla’ al Festival invitando a famosos, y cuyos criterios no siempre coincidían con los de los estrictos organizadores y críticos. “Pue

do llevaros a Susan George”, había dicho ésta por teléfono, para regocijo de Galán y otros miembros del equipo, que en esa conversación entrecortada entendieron que la que venía era Susannah  York, la actriz de Tom Jones y otros clásicos. “Y viene con su novio”, dijo. “Que venga con quien quiera”, le respondieron mientras se ocupaban de prepararlo todo para homenajear a York.

Cuando en septiembre esperaban en el aeropuerto a su estrella, del avión bajó Susan George. “¿Susan George? ¿Qué hace aquí Susan George? ¿Y qué grita todo el mundo?” se preguntaron atónitos. Lo que gritaba una muchedumbre enloquecida era el nombre de Simon MacCorkindale, el novio de la “homenajeada”, que por una carambola se convirtió en la estrella de la fiesta y en uno de los aciertos de la organización.

Créditos fotografías
Portada/Interior: www.simonmaccorkindale.net

Lola Ce
Lola Ce

7 Comemtarios

  1. Guapérrimo, sí señor. Susan, te admiramos.

  2. Enterados los del festival,ja, ja. Eso se llama acertar de carambola.
    Me ha picado la curiosidad el libro de Galán.

  3. A mí me encantaba ese hombre. Era tremendamente sexy. Me recuerda mucho a otro actor de ahora, Aaron Eckhart

  4. Yo fui fan de Falconcrest y he de decir que este hombre me gustaba mucho, mucho. Era como si tuviera miles de feromonas alrededor. Y muchas mas que Lorenzo Lamas y que el otro rubio. He buscado fotos suyas en Internet y me ha costado reconocerlo en los ultimos años, tan delgado.

Deja un comentario

*

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad