Historias de algunas (y algunos) valientes

Sara: “Creo que es inevitable que yo piense en mi edad”

Finalmente me he decidido a compartir mi historia. Leer algo como esto hace un año me habría ayudado, aunque cierto es que no habría cambiado nada porque aquí estoy, enamorada de un chico 8 años más joven que yo.
Al principio todo era una locura, yo tenía novio y era muy feliz. Pero este chico entró en mi vida, cuando lo vi calculé su edad y la clavé, tenía 28 años y yo 36. Era extranjero y su edad lo clasificó automáticamente en la carpeta de prescindibles para mí.
Pero oh dios mío, empecé a conocerlo y lo que descubrí iba calando hondo en mí. Yo lo notaba pero me convencía de que era simple conexión y que nada peligroso podría pasar ya que una diferencia de edad como la nuestra no podía permitir… Amor?
Y además, un chico tan joven como él no podría sentir nada por alguien 8 años mayor.
Pero él lo sentía, y yo lo sabía en lo más profundo de mí.
No podía pararlo, iba creciendo cada día, se fue apoderando de mi mente cm a cm sin que nada pasara entre nosotros más que breves conversaciones en vivo, y largas a través del móvil. Mi relación con mi novio se deterioró de manera proporcional a este atraco a mis sentimientos.
Fueron solo unos meses de estancia en España y entonces regresó a su país, así que yo me marqué aquel momento como reseteo en mi vida, tenía que tomar las riendas de nuevo y arreglar mi corazón y mi relación para traerlos de nuevo a donde estaban antes de que él se cruzara en mi vida.
Pero no pude. Estaba absolutamente enganchado a mi cerebro. Y a mi corazón. No podía olvidarlo. Varias veces acordamos cortar nuestra comunicación. Pero volvíamos a caer irremediablemente a pesar de que no nos vimos en un año.
Finalmente no pude más y dejé a mi novio al cabo de ese año, fue una etapa trágica y a la vez que sentía estar saltando al vacío, una puerta brillante se me abrió delante. Él viajó a España a verme y la naturaleza hizo el resto.
Un año después seguimos juntos y entre nosotros arde el fuego. Ya no pienso en la diferencia de edad, al menos no demasiado. Lo hemos hablado varias veces, él dice no importarle, a mí tampoco pero sí me asusta aunque no me limita ni me condiciona, solo me preocupa. Creo que es inevitable que yo piense en mi edad, en si tendré hijos pues, aunque nunca hasta ahora he querido, estoy en tiempo de descuento y él tiene toda su treintena por delante. Pienso en que dentro de poco estaré arrugada y él no, a veces imagino que alguien de su edad aparecerá y entonces se dará cuenta de que yo no soy la adecuada.
Pero todo esto son miedos fabricados por mí. Cuando estoy con él no los siento y me siento viva, amada y, por qué no, joven. Me hace reír, me llena el espíritu, me siento plena. Lo que viene siendo una relación.
No sé si durará, ni cuánto, pero no quiero pensarlo sino disfrutar de una persona tan especial como él.
¡Un saludo!

Foto portada: cinedor.es

Testimonios

5 Comemtarios

  1. Sara, eres más joven, y ocho años de diferencia no es tanto.¡Estamos en el siglo XXI! ¿Crees que un hombre le daría la menor importancia a tener ocho años más que su pareja? Y respecto al tema hijos, es verdad que no tienes todo el tiempo del mundo, pero esto te pasaría igual con un hombre de tu edad, y, por otro lado todavía te quedan unos años para ser mamá. ¡Un abrazo, y vive la vida!

  2. Hace poco leí un articulo en HuffPost acerca de tu libro y no me puede sentir más identificada. Además una amiga me regalo el libro de Rosa Montero.
    LLevo un tiempo divorciada y he tenido varios encuentros con hombres mas jóvenes que yo, el primero tenía 23 y yo 46. Ahora tengo 48.
    Esta amiga y yo tenemos un conocido común que en mas de una ocasión ha intentado “corregir” q solo busque relaciones con hombres jóvenes. El x supuesto ha salido con mujeres jóvenes en varias ocasiones. En un chat tuvo la osadía de decirme que los dejara crecer y me dijo eso de “pequeñines, no gracias” Está a apunto de celebrar su 44 cumpleaños y su nueva conquista tiene 24, aparentemente eso es correcto y lo mío no.
    Saludos y muchos besos a todas las cougars (a mi da igual lo que la gente me llame o piense de mi)
    A.

  3. ana milena Responder a ana

    Increíble que el mundo avance incesantemente en ciencia y tecnología, pero por el contrario, parezca involucionar en lo humano…Que en un hombre sea bien visto el andar con criaturas pero a las mujeres se les fustigue si pretenden hacer lo suyo, del brazo de un hombre menor…He de confesar que siempre que veía una pareja “desigual”, donde la mayor era la mujer, de una, decía, “con tantos hombres en el mundo y esta asaltando cunas”. Hoy me arrepiento y enojo por mi mente cerrada. Este 2018 ha sido un año en que empecé a ver la vida desde nuevas perspectivas, ampliando horizontes y barriendo las telarañas de mi cabeza…Sí, ahora realmente entiendo aquello de que el amor no tiene edad y cesé en mis críticas a las maduritas enamoradas de jóvenes. Las mujeres tenemos derecho a ser felices, a sentirnos amadas, a amar…La vida cobra factura a veces, allí donde más duele, para obligarte a recapacitar, a ser honesta y a ser auténtica…

  4. Vanessa Molano Rodriguez Responder a Vanessa

    Sara,yo tengo 38 y voy hacer 39,te lo digo porqué yo me he enamorado de un chico de 21 años.A mi la diferencia de edad no me importa,y ahora mucho menos qué estamos en el siglo 21 y podemos ser madres con inseminación artificial.Por eso yo vivo el ahora,el mañana ya se verá.Vive con ese chico que te llena al 100%.

Deja un comentario

3 + 15 =

*

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad