Historias de algunas (y algunos) valientes

Samantha y Smith en “Sexo en Nueva York”

La trama de amor y sexo más interesante de Sexo en Nueva York la protagonizan Samantha Jones (Kim Cattrall) y Smith Jerrod (Jason Lewis); es decir, una mujer de cuarenta y tantos y un joven que no llega a la treintena. Y es, con mucho, una de las más interesantes de la serie. Nada que ver con la muy convencional relación de Carrie Bradshaw y Mr. Big.

Samantha y Smith empiezan en la sexta temporada y concretamente en el capítulo que se titula Grandes sexpectativas (sic). Toda una declaración de intenciones. Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha van a cenar al restaurante vegetariano de moda en Manhattan y, nada más llegar, ella se fija en el camarero. “Él sí que es un buen aperitivo”, dice al verlo. Smith, que tiene un gran éxito entre el público femenino, le sigue el juego a Samantha desde el principio. “Pediré una servilleta para secar la silla”, acaba diciendo la publicista antes de marcharse. Así comienza una historia que, a la postre, será mucho más importante para ella de lo que pensaba.

En un principio, la relación entre ambos se basa en la ausencia de compromiso y por supuesto, en el sexo. Smith es cómplice de las fantasías eróticas de Samantha y aunque él quiere que se conozcan más, ella le dice claramente que no le cuente nada de su vida porque eso “estropea la fantasía”. Maravillosas frases y maravilloso personaje el de Samantha –ese sí, definitivamente rompedor. Otra cosa es cuánto nos lo creemos :)-. Pasan las semanas y un día a Smith se le ocurre coger a Samantha de la mano en plena calle. Un gesto al que está tan poco acostumbrada ¡que casi se cae del susto! A estas divertidas escenas les seguirán otras en la misma línea, como por ejemplo la de la primera cana en el pubis de la empresaria, que acaba en una depilación completa y que justificará ante Smith como solo ella lo haría: “Ya sé que te gusta que tenga vello, pero soy una mujer muy ocupada para que tardes en encontrar mi clítoris”. Y todo ello sin detenerse especialmente en señalar la diferencia de edad entre los protagonistas.

Hacia el final de la serie, Smith se ha convertido en actor de éxito con la inestimable ayuda de Samantha. Van a fiestas y salen juntos en las revistas, aunque ella sigue haciéndose la remolona. Pero entonces a la publicista le diagnostican un tumor en el pecho y su amistad erótica pasa a la fase de relación, ya que Smith será su máximo apoyo. Su compromiso es tal que llega incluso a raparse la cabeza cuando la empresaria empieza a perder su pelo. Smith Jerrod le demuestra que está en lo bueno y en lo malo. Y Samantha, al fin, se quita la coraza.

¿Y qué pasa después? Pues que la historia, mal que les pese a los escépticos, dura. (Otra cosa es lo que ocurre en las películas que vinieron después, y que tanto decepcionaron a los amantes de la serie). Pero ahí están ellos en las últimas temporadas diciendo ¿por qué no? Y demostrando de paso que no todas las historias de mujeres con hombres más jóvenes son como las que le pasaban a Carrie cuando se ligaba a uno de 20.

Créditos: HBO.com (portada) y Pinterest

Compartiendo

Rosa Salóm y Lola Ce

Deja un comentario


*

19 − diecisiete =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: