Historias de algunas (y algunos) valientes

Romy Schneider o el vano intento de olvidar a Alain Delon

No debe de ser fácil aceptar que el hombre a quien amas te deje con un ramo de rosas y una simple nota. Mucho menos si es para casarse y tener un hijo. Y menos aún, si el hombre se llama Alain Delon y es uno de los más bellos del mundo (a ver si se enteran las agencias de modelos de cómo son los que realmente nos gustan, por cierto). Eso le pasó a Romy Schneider, que se fue a rodar con Orson Welles a Hollywood en 1962 y al volver se encontró con que ya no tenía novio. Con el tiempo se harían muy amigos y hasta rodaron juntos películas como La piscina pero, por lo pronto, a Romy le urgió olvidar el desamor y creyó encontrar refugio en la madurez de Harry Meyen, un actor y director alemán con quien tuvo a su primer hijo, David.

harry-meyen-david-romy-schneider

Lamentablemente, Meyen era un hombre depresivo, atacado por frecuentes dolores de cabeza, que a la estrella no le dio paz alguna, por lo que puso fin a su matrimonio en 1972. El siguiente gran amor de Romy Schneider fue su secretario personal, Daniel Biasini. Lo había conocido cuando él trabajaba como asistente para una productora y recibió el encargo de recibirla, recién llegada a París, y ayudarle a solucionar asuntos prácticos de su nueva vida de divorciada, como encontrar colegio para su niño y un nuevo hogar. Con el tiempo, y muy poco a poco, la enorme confianza que se tenían derivó en amor y éste en una nueva boda, en 1978. Daniel tenía entonces 29 años (11 años menos que la actriz, quien a sus cuarenta ya estaba embarazada de Sarah, su segundo retoño).

romy y daniel

La felicidad no duró mucho. La antigua Sissí, otrora niña mimada y caprichosa, recibió un año después la noticia del suicidio de su exmarido, lo cual agravó sus ya viejos problemas con el alcohol y los barbitúricos. Daniel, que después contaría en su libro Mi Romy que cuando la conoció quedó cautivado por el esplendor de su sonrisa y sus ojos verdes, hizo todo cuanto estuvo en su mano para ayudar a su mujer, aunque no faltaron los que pensaron que quería aprovecharse de su dinero (esta es la cruz que muchas veces deben soportar ellos, en sus muchas variantes, cuando son los más jóvenes de la relación). Pero Daniel Biasini (quien, dicho sea de paso, ha sido guionista de Sautet) la amó y la cuidó y fue un buen padre para los dos hijos de Romy. De hecho, ya separados, David estaba en casa de sus “abuelos” Biasini cuando tuvo el desgraciado accidente que acabaría con su vida a los 14 años.

romy y lauren

Y aquí entra en escena Lauren Pétin, su último amor, el hombre que la apoyó en esos momentos, el joven productor mucho más joven que ella (más joven aún que Biasini), que entendió que nada le haría tanto bien como el trabajo. Estando con él Romy rodó con Risi, Miller y Rouffio, aunque eso no evitó que en el set escribiera cartas a su hijo como si aún estuviera vivo y, sobre todo, que de vez en cuando apareciera Delon por su casa. Delon, que también había sido el encargado de darle la fatal noticia, no era una presencia querida en el entorno de la actriz, por la inestabilidad que le producía (aquí hay versiones para todos los gustos) y por los turbios negocios que le rodeaban. El actor, que con el tiempo se preguntaría si él podría haber cambiado esa vida trágica, dijo que ya estaba muerta cuando falleció, que lo de menos era si se había suicidado o si, como opinó el médico, su parada cardiaca fue natural (razón por la cual se la enterró sin autopsia previa). Yo creo que empezó a morir en 1963, cuando se quiso suicidar al perder a Alain Delon, y todos los intentos de encontrar el amor después no fueron sino eso: intentos. Quizá fulgurantes, quizá cegadores, pero breves, sin duda. Es probable que la muerte de su hijo de forma atroz -empalado cuando saltaba la verja de la casa familiar-, el perder al único hombre que la “amaría hasta la muerte”, como dijo un día, no fuera sino el tiro de gracia.

">http://www.cotidianul.ro/tete-a-tete-anouchka-si-alain-delon-140277/ – Portada

http://allpicspeople.skyrock.com/2965390253-Les-annees-bonheur-avec-son-mari-Harry-MEYEN-avec-qui-elle-aura-un.html – Interior

http://romyschneider.voila.net/page2/ – Interior

Lola Ce
Lola Ce

8 Comemtarios

  1. Daniela

    Me pone los pelos de punta esta historia. Y Delon, qué solo se ha quedado, ¿no?

  2. Siempre encontré a Romy Shneider una de las mujeres más guapas del cine europeo, ese tipo de físicos cautivadores que se apoderan de la pantalla. La otra cara de la moneda es lo trágica que fue su vida, yo no conocía muchos de los episodios que relatas en tu post.

    • Lola Ce Lola Ce

      Su belleza aumentó con los años. Era mucho más guapa a los 35 que a los 25. Y sí, su destino fue realmente trágico, aunque Daniel Biasini, por ejemplo, cuenta que en absoluto era una mujer doliente o taciturna en el trato. Al menos cuando él la conoció, claro.

  3. Cristina G-González

    Delon es el hombre más bello que he visto nunca. ¿Cómo se ha podido quedar tan feo?

    • Lola Ce Lola Ce

      Es un gran misterio de la naturaleza, como aquél que dijo un dia Maruja Torres: ¿Cómo es posible que de Paquirri y Carmina saliera un hombre como Francisco Rivera, y de Paquirri y Pantoja el fruto fuera Paquirrín?

  4. Juan Luis

    Delon fue un sin vergüenza! Teniendo un mujeron como Romy y dejarlo escapar le hizo mucho daño y así él se está viendo SOLO dicen que cuenta con el apoyo de su familia pero es mentira es infeliz y así le pasó con las respectivas parejas. Quién a hierro mata a hierro muere y yo como seguidor de Romy nunca le perdonaré el daño que le hizo. D.E.P ROMY SCHNEIDER!

  5. Roberto

    Delon una muy mala influencia. Fue un arribista que la utilizó nada más para darse a conocer en el cine. Ella era famosa, él no.

    Siempre pienso en otra historia para ella, si nunca hubiese salido de Alemania y se hubiera enamorado de Karlheinz Bohm.

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad