Historias de algunas (y algunos) valientes

Princesa de Éboli y Antonio Pérez, el misterio que no lo es tanto

Dicen algunos historiadores que el romance entre Antonio Pérez, Secretario de Felipe II, y Ana de Mendoza, princesa de Éboli, no está del todo confirmado. Otros, especialmente los que han tenido algo que ver en las muchas versiones cinematográficas sobre la vida de esta fascinante mujer, Duquesa de Pastrana y Condesa de Mélito, lo ven clarísimo.

Pero situémonos. España, mediados del s. XVI. A la tierna edad de ¡12 años! Ana de Mendoza contrae matrimonio con el noble portugués Rui Gómes de Silva, príncipe de Éboli y mucho mayor que ella. Los primeros años se vieron poco, pero luego tuvieron un montón de hijos y un matrimonio feliz, hasta que el príncipe murió repentinamente en 1573. A partir de ahí no se sabe dónde empiezan los cotilleos y dónde la realidad, pero son muchas, muchísimas, las fuentes que dan por válido dos hechos, a saber: que la princesa de Éboli era amante del rey Felipe II y, sobre todo, que vivió un apasionado y largo romance con Antonio Pérez, Secretario de aquél y hombre de su máxima confianza. También están las fuentes que aseguran que compartió a ambos, que no son pocas. hugo-silva-y-belen-rueda-no-365xXx80

Pero como aquí estamos a lo que estamos, que si alguien quiere saber más de Historia ahora lo tiene muy fácil, me centraré en su romance con Antonio Pérez, a quien el cine y la televisión han pintado siempre bastante más joven que la madura pero bellísima Ana (por cierto que tampoco se sabe con exactitud cómo perdió su ojo si es que lo perdió, porque existe la versión de que lo llevaba para disimular su estrabismo). Antonio Pérez, como decía, siempre aparece más joven que ella, cuando al parecer tenía la misma edad. Y la razón no es otra que lo atípico que resultaba que en esa corte, en la que las niñas eran entregadas a maduros nobles para formalizar “interesantes” e interesados matrimonios, una mujer que rondaba los cuarenta tuviera amores con un igual (vamos, que era lo mismo que estar ahora con un hombre 10 o 15 años más joven). ¿Y por qué me inclino yo a pensar que esa relación amorosa era real? No tengo ninguna duda desde que leí sobre las largas horas que ambos pasaban encerrados, “departiendo sobre los intereses de ella”, y del lógico cabreo que se pillaban otros allegados –ese sí, bien documentado- que no sabían por qué no podían ser testigos ellos de tan interesantes charlas.

a-ad-slot="8254961643">

 

 

http://1.bp.blogspot.com/-GzE9t8DDK3U/T2kDOaenKqI/AAAAAAAAAsM/SVP2e7JNYVU/s1600/ebolic_1.jpg (portada)

http://www.que.es/archivos

Lola Ce
Lola Ce

2 Comemtarios

  1. Daniela

    ¿Esa es Belén Rueda, cómo se llama la película?

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad