Historias de algunas (y algunos) valientes

Por qué enamorarse de uno más joven según “Juego de tronos”

Soy fan de Juego de Tronos. Algunos me consideran friki, otros experta, pero no soy ni lo uno ni lo otro; al menos no lo segundo, porque con tanta trama me pierdo y no todas me interesan. Pero hay alguna que sí, claro está, y la principal es la de un personaje impopular, aunque sin él nunca hubiera existido esta historia: Petyr Baelish, alias Meñique. Es el villano perfecto: inteligente, moviéndose en la sombra, manipulador. Empecé a ver la serie antes que a leer los libros, así que lo primero que me conquistó de él fue su vestuario con un toque un tanto sacerdotal y el actor que lo interpreta, Aidan Gillen. Cuando ya me puse a mirar un poco sobre su pasado, terminó por conquistarme. Y es que nada como una historia de amor adolescente frustrado para que me llegue al corazón.

Situémonos: un Petyr niño llega como pupilo a un lugar desconocido, Aguasdulces, señorío de los Tully, y allí se cría con los hijos del señor, un varón más pequeño llamado Edmure, y dos niñas mayores que él, Catelyn y Lysa. Con el paso de los años, el roce hace el cariño y Petyr empieza a enamorarse de la mayor, que le lleva tres años, que parecen pocos, pero a ciertas edades no lo son. Él tiene quince y ella ya es una joven casadera de dieciocho que lo quiere sólo como a un hermano menor. Nada puede destrozar más a un adolescente que eso. Pero, ¿qué es lo que le atrae a Petyr de Cat? Para mí está claro: su madurez. La contempla como una mujer adulta que ha tenido que hacer frente a las responsabilidades de señora del lugar desde pequeña, tras la muerte de su madre, mientras que su hermana Lysa es una alocada irresponsable.

Sansa-Stark-and-Petyr-Baelish-sansa-stark-24487211-943-719

A los ojos de un quinceañero, eso le da un halo de atractivo a la muchacha. Ella es mayor, juiciosa, seria, con un sentido del honor muy alto, además de guapa y totalmente formada físicamente. ¿Qué más se puede pedir? Mas el cóctel perfecto tiene una pequeña guinda que a Petyr se le atraganta: un rival en forma de prometido guapo y maduro de veintiún años que casi lo mata en un duelo por la mano de su amada. Agitemos bien la mezcla en forma de expulsión deshonrosa del lugar y ya tenemos el carácter de Meñique: quiere hacer pagar a todos por tratarlo como un don nadie. Lo mueve la venganza, el ansia de poder frente a los que lo miraron por encima del hombro… y, sobre todo, el rechazo de Catelyn, a la que aún ama. Ay, Cat, cuántos llantos te hubieras ahorrado si te hubieras enamorado de uno más joven…

http://westerostoday.es/2014/05/menique-y-sansa-la-verdadera-historia/ – Portada

http://www.fanpop.com/clubs/sansa-stark/images/24487211/title/sansa-stark-petyr-baelish-photo – Interior

Compartiendo

Athena

2 Comemtarios

  1. Meñique también es mi favorito. Y no me extraña que se fijara en Cat, tan madura y responsable.

Deja un comentario


*

seis − uno =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: