Historias de algunas (y algunos) valientes

“Obaba”: historia de una maestra

En el frío invierno de Albania, el barrio de Obaba que ideó el escritor Bernardo Atxaga, una maestra sin nombre estaba casi enferma de soledad. Recién llegada de la costa y del verano, no sabía qué hacer en aquel lugar oscuro y nuevo, salvo escribir un diario y esperar inútilmente carta de “Su Mejor Amigo”. Tres meses después, el día de su 23 cumpleaños, se disponía a comer en soledad la tarta que tenía en el horno cuando a su puerta llamó Manuel, el alumno que diariamente pasaba por su casa a recoger la llave de la escuela; un antiguo pastor, ahora criado, “con modales y un comportamiento que diferían mucho de los que cabía esperar de un muchacho de 12 años”. La fiesta incluyó croquetas y un poquito de jerez, además de unos cigarrillos y el canto de villancicos. Nada especial, visto desde fuera; todo un terremoto visto desde su Confuso Corazón, el mismo desde el que, ya de noche, se desvistió en soledad mirándose a sí misma en el espejo.

Obabakoak editada

Al día siguiente, la mujer del Corazón Confuso, escribió Atxaga, dio paso a la mujer del Corazón Asustado. Y el silencio que antes acompañaba a la maestra en el solitario camino de la escuela a casa se llenó de murmullos; unas veces imaginados; otras, no tanto. Después, lo peor: los hombres del pueblo apostados sucesivamente en la puerta de su casa (“¿Qué pasa? ¿Qué ya no te gustan los jovencitos? ¡Nosotros somos muy pequeños, en serio!”). El traidor Manuel exagerando y yéndose de la lengua. Pero la maestra era una mujer fuerte y, sobre todo, intuía que después de las tinieblas viene la luz (post tenebras spero lucem se titula el relato). Y así fue. Las cartas que tanto había esperado llegaron de golpe y le dieron alegría y fuerza. Para hacerse respetar en Albania y para poner en su sitio al niño Manuel.

obaba interior (peli)
Obaba cuenta también con una

delicada versión cinematográfica, obra de Montxo Arméndáriz, que tiene en el relato de la maestra, a quien encarna Pilar López de Ayala, uno de sus pilares. Hay muchos cambios aparentes en la película, pero son solo eso: aparentes. El espíritu de Obaba; el frío y la peculiar sociedad de Albania; el lagarto omnipresente, son iguales.

Fotos: Oria Films y Ediciones B.

Lola Ce
Lola Ce

3 Comemtarios

  1. Noelia

    A mí la peli me encantó, pero el libro no lo leí nunca. La historia es tremenda.

  2. Manuela C.

    ES verdad, a mí el libro me gusta mucho,pero la peli es igual de buena. Que buena actriz es Pilar López de Ayala, no entiendo por que no trabaja más.

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad