Historias de algunas (y algunos) valientes

Mi chico, ese objeto de deseo

Hay un efecto colateral con el que no contaba cuando abrí esta web y que me está trayendo algún que otro dolor de cabeza: la malsana curiosidad que en algunos despierta mi chico. No es sólo que cuando vaya a un acto invitada como bloguera me pregunten indefectiblemente por él. ¿Y tu chico, dónde está, no te lo has traído? Pues mira, no, no me lo he traído; no es ningún mono de feria, pienso para mis adentros. Si no lo llevo nunca a ningún acto al que me invitan como periodista -entre otras cosas porque las de trabajo son siempre invitaciones individuales-, ¿por qué habría de hacerlo aquí? También me pasa cuando me llaman para ir a la radio, o cuando me encuentro con algún colega que se quedó en cuando yo aún estaba con mi exmarido. ¿Y lo del novio joven entonces es verdad?, me dicen con una sonrisilla en la que yo –cosas mías- adivino que están pensando que no me parezco nada a Demi Moore.

Si esto me pilla con el día bueno, es probable que haga como que no me he enterado. Si el día, en cambio, no es tan bueno, hay muchas papeletas para que me aguante las ganas de soltar un improperio. ‘No, no me parezco a Demi Moore, ni a Heidi Klum. Soy una mujer normal. ¿Pasa algo?’. Lo peor, sin embargo, es que, igual que suelto todo aquí, lo suelto en casa, y a mi chico al principio el asunto le hacía gracia, pero ya no, sobre todo cuando vamos a cenas con amigos y aparece algún invitad@ desconocido que a la altura de los postres, cuando alguien saca el tema del blog –no falla- empezará a mirarme a mí con ojos inquisitivos, y después a él, y después otra vez a mí. Omito decir cómo le mira a veces alguna que desconoce el carácter que se esconde en esta mujer bajita, o sea, en servidora.

Cariño, esto de ser “famoso” es un rollo -me dice luego en petit comité-. Me gustaba más cuando éramos una pareja normal y sólo nos miraba con lupa la vecina del primero. ¿Acaso tengo yo algo extraño? No, tú no tienes nada extraño, amor. Quién sabe -continúa, ahora ya con su vena más irónica-, si esto sigue así a lo mejor te tienes que buscar a alguien para ir a los saraos, como hacía la protagonista de 20 años no importan. Pero ella luego se enamoraba de él -le respondo- ¿no te acuerdas? Ah, pues entonces no, olvídalo, que me miren todo lo que quieran.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

7 Comemtarios

  1. De verdad que leo esto con los ojos como platos. Ni que tuvieras una relación con un extraterrestre!!!!! Ánimo y paciencia! O si eso te dejo mi recortada XDDDDDD

  2. Jo, te comprendo perfectamente. Yo también he estado a punto de decir más de un improperio de esos y a veces me he entristecido pero solo son momentos. En la balanza ganan con diferencia los otros, los buenos. Enhorabuena por el blog, yo también llevo tiempo fijandome en las parejas que son como nosotros

  3. Me parece muy desagradable que te ocurra eso. Al fin y al cabo, es tu vida, no tienes por qué dar explicaciones. Tómatelo como un elogio hacia tu blog, eso quiere decir que va viento en popa! 🙂

  4. Estemos donde estemos, habrá una milésima -para ser optimistas- de opciones de ser observadas o miradas con un tercer ojo. Y vamos con la auto-referencia: En la titulación de mi chico (te copié) la hermana menor (25 años) de uno de sus compañeros de Universidad se despidió de mi con un “Que esté bien” tirándome unos 20 años más encima. Fue con mala intención, sin dudas. Luego supe que a ella siempre le gustó mi novio. Bueno la que puede puede y la que no, que saque fotocopias ja ja ja

Deja un comentario


*

5 × 3 =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: