Historias de algunas (y algunos) valientes

Massimo Stecchini, el reposo del guerrero de Marisol

El gran amor de Pepa Flores no fue su primer marido, Carlos Goyanes; ni siquiera Antonio Gades, padre de sus tres hijas y compañero durante 13 años. El gran amor de Pepa es el italiano Massimo Stecchini, 11 años menor que ella y desde hace más de dos décadas su compañero inseparable y fiel. Retirada hace casi 30 años, la artista eligió vivir en Málaga, su ciudad natal, una vida sencilla y anónima, como la de cualquier mortal. Eso incluía no dar entrevistas ni dejarse ver en saraos o estrenos, cosa que prácticamente ha cumplido. Pero eso, quizá contrariamente a lo que deseaba, no ha hecho sino acrecentar su leyenda.

Ocurre que no todo es tan perfecto como nos gusta contar a nosotros, los periodistas, y así, la realidad es que la decisión de Pepa, su hartazgo, no fue solo el de la exniña prodigio que busca una vida normal. En ella tuvieron mucho que ver las sangrantes críticas recibidas por uno de sus últimos trabajos, Mariana Pineda (y que esta cronista, que las recordaba perfectamente, ha buscado sin denuedo en los archivos de Internet de un famoso periódico, lo cual me ha llevado a pensar, entre otras cosas, que quizá sea más sencillo de lo que pensamos el olvido en la Red ;). Decía que Google, o el propio periódico, lo ponen un poco difícil, pero a cambio muestran tranquilamente la información de unos días después, en la que Pedro Miguel Martínez escribe en defensa de la actriz y a propósito “De los comentarios duramente críticos que varios periodistas e intelectuales granadinos hacen en El País del 11-12-84 sobre el trabajo de Pepa Flores en la versión televisiva de Mariana Pineda”.

Bien, no hace falta ser Einstein para deducir que si un año antes Pepa estaba encantada de encarnar a la heroína de Lorca, y justo después de su estreno decide acabar para siempre con el artisteo, algo habrá tenido esto que ver. Es cierto que aún le dio tiempo a estrenar la película Caso cerrado, de su amigo Juan Caño. Pero eso fue todo. Se acabó. No volvió a hacer caso a nadie que le propusiera ningún papel, ni a ninguna de las jugosas ofertas que ha recibido para hablar en televisión (lo poco que se ha dejado ver ha sido siempre por amistad). Y en esas estaba cuando empezó a tratar asiduamente a Massimo, hermano del dueño de una pizzería en Málaga y Relaciones Públicas de la misma. Ella tenía el corazón herido por culpa de Antonio Gades y muchas ganas de normalidad. Él destacaba por su don de gentes y compartía con ella el gusto por las cosas sencillas. La conquistó y se hizo un hueco para siempre entre los suyos. Han pasado 26 años y ahí siguen: viviendo a unos minutos de la madre de la artista, disfrutando cuando pueden de las tres hijas de Marisol y de sus nietos, hijos de Celia y de Tamara. Felices.

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias/2013-11-09/las-bodas-de-plata-de-marisol_52368/– Portada

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

15 Comemtarios

  1. Hola,

    Gracias por hacerme saber de tu artículo. Quiero apostillar que Pepa y Massimo se conocen desde que Pepa tenía 14 años y Massimo 3. Ellos mismos me lo dijeron. También hay un gran desconocimiento en cuanto al año que comenzó su relación. Fue en el 84, contrariamente a lo que la gran mayoría de gente cree. También me lo contaron ellos. Es algo que no se sabe oficialmente. Pero en 1984 efectivamente ya se veían. Cuando yo contaba tan sólo un año de edad.

  2. Esta pareja me encanta desde siempre. Y a el se le ve siempre tan enamorado

  3. No sabía que Gades le rompiera el corazón. Pues parece que salió ganando.

  4. Ella es lo máximo como mujer. Qué belleza delicada, qué clase. Es normal enloquecer por una mujer como esa

    • Me encanta ver a hombres hacer comentarios como esos. Y es verdad que, en estos tiempos de bellezas neumáticas, Marisol destaca por su belleza natural, antes y ahora.

  5. Maximo tiene de italiano lo que yo de de cura…Maximo es español,de Ciudad Jardin, su hermano sigue viviendo en el barrio.
    Maximo fue compañero mio de cole y su segundo apellido es Del Rio…Lo que ocurre es que siempre ha vendido la moto de que era italiano porque ligaba mas lo que unido a su voz ronca y simpatia arrolladora le hacia triunfar por donde fuese.Empezo medicina y no terminó,vendió mobiliario de oficinas y ahora no se como se gana la vida pero es un tio simpatico y afable

  6. Y recordando anecdotas me viene a la cabeza una pelea de niños en el patio del colegio Maristas(O San agustin que me bailan las neuronas)a puñetazo limpio entre Quique Flores y un servidor y en la que me llevé la peor parte aunque el hermano de Pepa Flores nos dio a todos una sorpresa al salir despedida la dentadura postiza que tenia al arrearle yo una chufla y que nos dejó a todos de piedra,servidor inclusive circunstancia que aprovecho el subsodicho hermano para ponerme tibio a cates…Y eramos muyyyy jovenes
    Un abrazo a todos ellos que me traen recuerdos de mi niñez

  7. No sabía que llevaran tanto tiempo juntos. Parece que fue ayer cuando se les vio por primera vez.

  8. La vi hace poco en unas fotos y se veía muy mayor, no parecía Marisol.

  9. El tiempo pasa para todos, pero Marisol es y será siempre un sueño de mujer. Bella y misteriosa.

  10. Laura G.T. Responder a Laura

    Pues Massimo siempre ha ido de italiano, en todas partes he oido eso, qué raro

  11. A. Hernández Responder a A.

    No hace tanto, se ligaba mucho si eras extranjero o decías que lo eras

Deja un comentario


*

Doce + 18 =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: