Historias de algunas (y algunos) valientes

Los amores más jóvenes de Emmanuella Dampierre

Emmanuella Dampierre, madre de Alfonso de Borbón y exsuegra de Carmen Martínez-Burdiú, fue una mujer desdichada (eso no es un secreto para nadie). Y amargada (eso tampoco es ningún secreto). La imagen que ha quedado de ella es la de la mujer triste que se divorció del infante Don Jaime, una ‘estirad’a que pudo ser reina y nunca aceptó que la mala suerte se cebara en ella y en su familia. Pero resulta que no siempre fue así. Después de su unión con el hijo de Alfonso XIII, Emmanuella Dampierre tuvo dos grandes amores: el millonario agente de bolsa Antonio Sozzani y el abogado Federico Astarita. Los dos la amaron, al contrario que su exmarido. Los dos tenían otra cosa en común: eran más jóvenes que ella. emmanuella interior

A Antonio Sozzani, cinco años menor, estuvo unida casi 20 años. A su último amor, Federico Astarita, apenas dos. Tenía casi 6o años cuando apostó por la relación con este hombre al que sacaba ocho años, sin saber que él moriría muy pronto. Lo recordé hace poco cuando vi a Carmen Martínez-Bordiú en la entrevista que le hizo en televisión Bertín Osborne. Allí, la exnuera de Emmanuella no perdió ocasión de lanzar un dardo a su eterna y ya fallecida enemiga (la misma que un día la acusó, también en un programa de televisión, de ninfómana). ¿Y qué dardo eligió a tal efecto? Recordar que Emmanuella tuvo relaciones con hombres más jóvenes.

Me llamó la atención que Carmen, que presume de pasar del qué dirán, utilizara ese rancio argumento, más propio de la época de su abuelo que del año 2015. (Podría haber dicho solo que Emmanuella era de las que critican a otros mientras ella hace su santa voluntad, pero no, lo tuvo que adornar con ese “se iba con jovencitos”), con lo cual la nieta de Franco se retrató mucho más y se cargó de un plumazo algunos aspectos de su imagen que ella misma se encarga de alimentar. Pero lo peor de todo es que, al decir esto, pasó por alto que ella misma estuvo casada con José Campos, 13 años más joven que ella. ¿Será que tuvo un lapsus? ¿Será que como ya no quiere saber nada de Campos tampoco se acuerda de este interesante dato sobre su matrimonio?

Y esto me recuerda hoy a Cayetana de Alba, otra versión sui géneris del “yo me pongo el mundo por montera”. Porque es fácil ponérselo cuando se tienen las espaldas y más cosas cubiertas, ¿no? Porque sus diversas salidas de tono les procuraron, a ambas, algunas críticas, pero nunca el ostracismo. O dicho de otra manera: porque ellas podían.

 

Fotos: Pinterest.com

 

 

 

 

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

4 Comemtarios

  1. cierto, mujer contra mujer. Le quedó muy mal.

  2. Exacto, las personas se retratan por sus actos, no por sus palabras. Pero qué mal que quedó Carmencita, mucho presumir de moderna y desprejuiciada para luego recordar el franquismo más rancio. ¿Cómo es que dicen? La cabra tira al monte

Deja un comentario


*

dieciseis + Nueve =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: