Historias de algunas (y algunos) valientes

Liam Neeson, el ‘souvenir’ de Helen Mirren

Tanto tiempo los hemos visto con otros amores, que cuesta imaginar que un día el futuro Sr. Schlinder (Liam Neeson) y la ganadora de un Oscar por The Queen (Helen Mirren) fueron mucho más que compañeros. La cosa se remonta a 1980, año del rodaje de Excalibur, ese título tan famoso y tan sobrevalorado firmado por John Boorman. Liam tenía 28 años y aún le quedaba una larga lista de papeles secundarios por hacer antes de llegar a lo más alto. En cuanto a Mirren, a sus 35 años se había dejado encasillar en papeles de mujer sensual y liberada, especialmente desde que rodó el Calígula de Tinto Brass (otro filme que lleva muy mal el paso del tiempo).

En su plenitud como mujer, parece que vio el 1,93 del irlandés y dijo: “Este pa’ mí”. Y él, antiguo aspirante a boxeador y mucho menos atractivo de lo que lo sería después, no sólo se dejó querer, sino que vivió con ella cuatro largos años de amor. Todo terminó cuando Mirren conoció al director Taylor Hackford (el de Oficial y Caballero), con el que acabaría casándose mucho tiempo después. En cuanto a Neeson, se enamoró fulminantemente de Natasha Richardson, la hija de Vanessa Redgrave, en otro plató, esta vez el de Nell (Michael Apted, 1994).

Por estas carambolas del cine las dos mujeres, la fallecida Richardson y Mirren, coincidieron una vez a las órdenes de Paul Schrader en El placer de los extraños, una rareza en la que la más joven se convertía en juguete de la madura. En la vida real, en cambio, se llevaron bien y hablaron con afecto unos de otros, no en vano Neeson siempre ha reconocido que, gracias a Mirren, consiguió su primer agente ;). Eso sí, la abuela más sexy del cine también dijo un día en una entrevista, a propósito del comienzo de su relación con él: “Me tocó el premio y me llevé a casa el souvenir irlandés”.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

10 Comemtarios

  1. Me encanta, pero mucho. Así me gusta, Helen. Te admiraba antes y ahora más. Como buena haggard, la señora Mirren sabía que Liam era un diamante en bruto y que estaría mejor unos añitos después y sin el atrezzo de la película (reconozcamos que el bombón en “Excalibur” era Lancelot, aunque a mí me iba mucho Arturo, sobre todo de pollo…). Ains, qué alegría de página.

    Saludos 🙂

  2. Ver a Helen, anima a cumplir años. Difiero en lo de que Liam estaría mejor unos años después. Ya estaba guapo, guapo 🙂

  3. El look no era el mejor, a pesar de las barbas, de las que soy una defensora acérrima. Escondían a un tiarrón de rostro peculiar y muy atractivo 🙂

  4. Yo creo que la suerte la tuvo Liam Neeson al tener un romance con esa mujer. Qué señora

  5. Joder con el souvenir irlandés. Cuando yo estuve en esas tierras no vi nada parecido a ese hombre

  6. Yo de mayor quiero ser como Helen.Ya la admiraba mucho, pero ahora más.

  7. Joer, yo también quiero un souvenir como ese, o como el de la peli La modista, que la acabo de ver, madre mía que hombres hay por ahí!!!

Deja un comentario


*

3 + veinte =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: