Historias de algunas (y algunos) valientes

La bloguera Sandra Broa y los yogurines

Varios años lleva ya Sandra Broa contándonos sus andanzas de todo tipo en el blog Treinta y… diario de una treintañera. Sobre todo las sentimentales y las cotidianas. Sandra saliendo por la noche con sus amigas, Sandra poniéndose medias porque no le ha dado tiempo a depilarse y parece el hombre de Cromagnon, Sandra probando la copa menstrual o entrando en Tinder y contándonos uno de sus grandes misterios, a saber: que todos los tíos de esa red social suben fotos con motos o con perros. Escriba de lo que escriba, raro es el día que no arranca una sonrisa. Además, es una mujer libre y sin prejuicios, no como otras que no paran de llorar porque tienen 30 años y están solteras (las hay) y encima lo cuentan. Tampoco es una kamikace que pase del amor y quiera usar a los tíos como los kleenex: simplemente es una mujer de su tiempo.

images

Ella y sus treintañeras amigas suelen mencionar en su conversación a camareros yogurines y guapísimos a los que miran o con los que coquetean descaradamente, o a chicos veinteañeros que ven en el gimnasio y que se parecen al lobito de Crepúsculo. Algunos tienen 24 o 25 años y los aparentan, pero otros parecen más niños y eso ya les gusta menos –sobre todo a Sandra, que es la que realmente tiene querencia por ellos-. Una vez, incluso, se fue a la cama con uno de 24 y luego, cotilleándolo en Facebook, descubrió que en realidad tenía 20 y le entraron sudores fríos. “La próxima vez que ligue con alguien le pediré el DNI”, escribía. Más tarde descubrió que ese chico del gimnasio que parecía el primo de Zumosol estaba en realidad en primero de bachillerato: “Lo más triste es que si le hubiera dicho eso a él ni siquiera lo pillaría… ¡¡¡porque es de un anuncio de antes de que él naciera!!!, terminaba entre risas.

Sandra es muy suya y no le gusta cualquiera, pero cuando habla con naturalidad de que va a buscarse un yogurín para subir la autoestima -bueno, en realidad esto lo decía antes- o de lo mala que es para ella la época de exámenes para ligar porque ELLOS están recluidos estudiando me digo que esto también hace por la normalización. A ella le gustan los jóvenes porque “tienen tableta de chocolate y echan tres polvos seguidos y sin cansarse”. Igualito que cuando ellos dicen que les pone más una mujer joven, pero a la inversa.

zumosol

Pero si tengo que elegir uno de los post, me quedo sin ninguna duda con el titulado “La dieta del yogur…ín”, que me recuerda al que yo dediqué aquí a una de las aventuras de Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York. Lo mejor: cuando él le dice a ella que pueden ir a su casa porque sus padres no están :)))
¡Ah!, y otro argumento que se repite en el blog (atención, chicas) es que lo bueno de los yogurines es que no son pesados (no quieren casarse o presentarte a su madre dos semanas después de conocerte), a diferencia de los que pasan de 30: “A partir de esa edad, casi todos se desesperan por encontrar una pareja estable y asentarse”, dice. Palabra de Sandra.

Créditos: Treintay…

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

3 Comemtarios

  1. Que bueno, no conocía el blog, le echaré un ojo!
    Un besote y feliz año guapa ♥

  2. Adónde están los de 30 que ya quieren asentarse y compartirse con una pareja estable??? Venite a Argentina que los de 30 siguen estando en cualquiera ! Y, decir que son “pesados” por querer comprometerse????? Por querer compartirse bien desde el amor y abrirte a conocer de verdad una persona y que te conozcan? pffff

Deja un comentario


*

20 + dieciocho =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: