Historias de algunas (y algunos) valientes

Kate del Castillo y Aaron Díaz, cuando “la reina” se enamoró de verdad

Yo no sé si Kate del Castillo ha tenido algo más con El Chapo Guzmán o no, aunque esos mensajes que se intercambiaron dejan poco lugar a dudas. Sí sé que en caso de que hubiera habido algo no sería, desde luego, por lo apolíneo del líder del cártel de Sinaloa. Decía Pérez-Reverte, autor de La reina del Sur, que entre ambos no veía amor, sino mutua fascinación; y probablemente sea así, porque una cosa está clara: hasta ahora, la valiente Kate ha mostrado sus preferencias por hombres guapos, muy guapos. A veces incluso jóvenes, como su segundo esposo, Aaron Díaz, diez años menor que ella.
Aaron (ojos verdes, cabello negro), era su compañero en la película Amas de casa, que rodaron en 2006. Cuando se conocieron, Kate venía del divorcio del exfutbolista Luis García –con el que sufrió maltrato- y de una apasionada relación con Demián Bichir (atención, Wikipedia: él también ha trabajado con el español Agustín Díaz-Yanes). Se conocieron y vivieron un romance efímero, que retomaron un poco después. Era agosto de 2009 cuando se casaron civilmente en Las Vegas; un poco después lo harían por la Iglesia en México, ante toda su familia.

kate-del-castillo-and-aaron-diaz

Parece que hubo mucho amor, mucho respeto. Y que lo que les separó, dos años después de la boda, no fue la distancia ni el exceso de trabajo, por más que sea eso lo que se dice siempre. Tampoco la edad, pues en 2011 Kate andaba por los 37 años. Lo que les separó de verdad es que ella nunca ha manifestado el menor deseo de ser madre y él andaba como loco por tener familia. Y eso es suficiente para que dos personas sean incompatibles como pareja, así sean veinteañeras o treintañeras. La prueba es que, en los cinco años transcurridos desde entonces, a Aaron le ha dado tiempo a unirse a la actriz argentina Lola Ponce y tener dos hijas.

 

¿Y Kate? Pues, como mujer libre que es, ha hecho lo que le ha dado la real gana. Después de Aaron decidió estar un tiempo sola, sin pareja. Dijo que toda la vida había estado acompañada y quería un respiro en su vida. En ello estaba cuando surgió la oportunidad de rodar la vida del Chapo Guzmán y ella –también productora de televisión- decidió llevar personalmente las riendas del proyecto. Me pregunto cuánto habrá tenido que ver el hecho de que Del Castillo sea una mujer independiente para haberse visto envuelta en el lío en que se ha visto (más allá del papel de Sean Penn, que mejor no comento). Cuántos de los que levantaron la ceja al leer declaraciones de ella sobre el matrimonio del tipo “Es algo que inventó el hombre para lucrar, para crearte problemas y miedos”, se habrán alegrado con lo que está pasando. Una cosa es segura: quizá ella no llegue a hacer nunca la biografía de Guzmán, pero ya hay quien pretende llevar a la pantalla su propia historia.

 

www.quien.com (portada)

 www.latinospots.com (Interior)

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

2 Comemtarios

  1. Ana Peña Responder a Ana

    Igual de guapo que el Chapo, je, je. Enhorabuena por el blog. Lo acabo de descubrir gracias a Mía.

Deja un comentario


*

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: