Historias de algunas (y algunos) valientes

John Lennon y Yoko Ono, flechazo eterno

“Cuando veo a una pareja prodigarse excesivas muestras de afecto, es que algo va mal”, decía Truman Capote. La frase me viene a la cabeza siempre que recuerdo la historia de amor de John Lennon y Yoko Ono, que está lejos de ser tan perfecta como a veces -merced al tiempo y a las ganas de creérnoslo- parece. Entre ellos hubo mucho amor, cierto, pero también grandes, grandísimas y violentas  broncas, alguna larga separación –amante de John incluida- y drogas de todo tipo. Rosa Montero escribió una vez que su historia de amor no puede entenderse “sin enmarcarla dentro del tiempo en que fue vivida: esos años frenéticos en los que todo parecía ser posible”, y tenía razón. Entonces, en los sesenta, raro era el artista que no vivía al límite, y ellos no fueron ninguna excepción, sobre todo John, que arrastraba demasiados demonios desde siempre.

john-y-yoko

 Se conocieron cuando él fue a ver una exposición de Yoko en Londres. No está claro cómo ocurrió, pero lo importante es que hubo flechazo, aunque también circulan por ahí teorías que aseguran que ella lo persiguió desde el principio y que a mí me suenan a un bulo más de los muchos que circularon durante años sobre Ono. De hecho, ella ni lo conocía cuando él se acercó a ver su obra, así que por muy bruja que dijeran que era –la mujer hubo de oír de todo durante años- jamás lo tuvo entre sus objetivos. Además, ambos estaban casados cuando empezaron a salir –él con Cinthia; ella con su segundo marido y padre de su hija Kyoko, Anthony Cox. Todo indica que, pese a lo mucho que conectaron, John, que entonces tenía 26 años, y Yoko, de 33, se lo pensaron mucho antes de unirse definitivamente.

Cuando lo hicieron, eso sí, fue para siempre, aunque aquí esta palabra sea un poco relativa. Han pasado 26 años desde el asesinato de John, a los cuarenta, y Yoko, además de viuda oficial de un mito, ha visto cómo su propia figura se rehabilitaba por sí sola, sin hacer nada para ello. No lo hizo en su momento, cuando medio mundo la acusó de haber causado la separación de The Beatles, ni lo ha hecho después, cuando ha dejado de ser la mala de la película y la gente la percibe como lo que es: la mujer a la que más amó John Lennon. Por más que discutieran, por más que a veces estuvieran a punto de separarse –aunque esto no fuera incompatible con esa representación perpetua de felicidad con que obsequiaban al mundo-.

john-lennon-yoko-ono-en-la-cama

Hay algo en la relación de John Lennon y Yoko Ono que me recuerda vagamente a la de Gala y Dalí, quizá porque ambas mujeres sufrieron el odio gratuito, quizá porque ambas eran –Ono aún lo es- fuertes y distintas. El primero lloró amargamente la pérdida de su musa. En cuanto a Lennon, estaba tan enamorado que un día se hizo cambiar el nombre. No más John Lennon. Desde entonces fue -al menos en teoría- John Ono Lennon.

 

Créditos: Archivosbeatles.com, Pinterest, tumblr, Youtube.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

Deja un comentario


*

5 × uno =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: