Historias de algunas (y algunos) valientes

Ivo Pogorelich y Aliza Kezeradze, el amor salvaje

El pianista croata Ivo Pogorelich tenía 22 años cuando salió del anonimato para siempre. Se presentó al concurso Frédéric Chopin de Varsovia, contra todo pronóstico fue eliminado en semifinales y… se armó, y bien gorda. La gran Martha Argerich, miembro del jurado, abandonó al grito de “Ivo Pogorelich es un genio” y muy enfadada por las intromisiones políticas en la deliberación. Era 1980, aún estábamos en plena guerra fría y la noticia fue todo lo viral que entonces podía serlo una información (de lo contrario, habría sido difícil que un concurso amañado fuera noticia). Y así fue como el mundo descubrió a este genio del piano, bello y divo hasta decir basta. Y así fue también como conocimos a su profesora y desde ese mismo año también su esposa, Aliza Kezeradze. Cuando se conocieron él tenía 17 años. Aliza, 36. Estuvieron juntos hasta la muerte de ella, en 1996.

ivo y alize

Hacía tiempo ya que quería hablar de ellos, pero he encontrado varias declaraciones que hablan por sí solas de la naturaleza de este amor y he preferido transcribirlas. Una se la hizo Pogorelich a Justo Romero en El País en 1990, en la plenitud de su vida: “Toda historia de amor es única. En mi caso no se trata de un tema sexual, es algo mucho más hondo, es una propuesta para una relación única entre dos personas que también son únicas”.

Esta es de 2008, 12 años después de la muerte de Aliza: “La conocí a los 17 años y todos mis anhelos de músico y de hombre habían encontrado satisfacción en ella. Cuando nos encontramos, mis estudios estaban en un callejón sin salida. Tenía una pasión musical feroz, pero no encontraba ni la técnica ni la personalidad para expresarla. Me desesperaba ver que no iba a llegar a ningún sitio: quería volar y ni siquiera sabía correr. Aliza me dio las alas que anhelaba. Me enseñó una técnica perfecta, una forma de interpretar llena de colores y matices, me hizo investigar las posibilidades sonoras de los nuevos pianos y me ayudó a construirme una personalidad musical diferenciada. Y cuando el éxito llegó, ella supo mantener en mí el espíritu de autocrítica, de trabajo y de exigencia constante”.

ivo-pogorelich solo dentro

Y estas muy recientes, de 2014, también en El País: “Todo el mundo sabía, comentaba, más con aquella vigilancia. A los 22 decidí que debíamos casarnos, arreglar nuestra situación ante la sociedad porque corríamos el riesgo de que destruyeran nuestra historia. La edad no significa gran cosa cuando la vida te ofrece una experiencia así. Son cosas difíciles de creer, algo muy elevado, que se da con la lógica de lo místico, lo inexplicable”.

ivo dentro

La última la recoge Blanca Andreu en su blog: “He tenido que reinvertarme a mí mismo. Como maestra Aliza era muy exigente. Se empapaba de arte, lo absorbía, lo devoraba. Era tan universal, tan sabia… Lo tenía todo: clase, educación, belleza de espíritu, talento y amor. En mi vida ella eclipsaba todo lo demás. Nunca podías volverte indolente estando junto a ella, ella siempre perseguía la excelencia. Incluso ante la muerte mantuvo el señorío de la gran dama que siempre fue. Tenía cáncer de hígado. Al morir el hígado le explotó y en nuestro último beso me roció con un vómito de sangre negra. Yo parecía el fantasma de la ópera, con todo el pelo lleno de cuajos de sangre. Y no me los quería quitar. Cuando salí a recibir las condolencias de quienes aguardaban el desenlace, todavía iba lleno de su sangre. Sufrí de un modo salvaje. Fui tan feliz durante nuestra vida juntos que aceptar que tendría que continuar solo me llevó mucho tiempo”.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

10 Comemtarios

  1. Esta historia me recuerda a una novela coreana, Secret Love Affair, donde precisamente también una maestra de piano se enamora de su alumno que es mucho más joven que ella, el problema en la novela es que ella estaba casada :/

  2. Historia impresionante, única y genial, tal como sus dos integrantes…unos genios.

Deja un comentario


*

4 × cuatro =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: