Historias de algunas (y algunos) valientes

Hugh Jackman y Deborra-Lee Furness, afortunados los dos

Desde que el actor australiano Hugh Jackman se convirtiera en una estrella de cine por obra y gracia de la saga X-Men su esposa, Deborra-Lee Furness, ha protagonizado innumerables reportajes del tipo “Hombres guapísimos casados con mujeres normales” –eso los más amables-. Todos ellos llevan implícitas ideas a cual más retrógradas sobre la pareja en general y sobre las mujeres en particular, a saber: que la mujer debe ser físicamente perfecta; que nadie te puede querer si no eres un cañón –no al menos si el otro lo es-; que no importan todas aquellas cosas por las que eres única. Y si importan siempre serán secundarias a la sacrosanta belleza.

hug 6

Ocurre que en este caso además no es así, que los medios, en general, tienen poca memoria. Tuvo que ser hace poco el propio Jackman quien, con motivo del 20 aniversario de su boda, volviera a recordarlo (y van…). Esta vez publicó en su Instagram una foto del enlace, con la leyenda “El día más feliz de mi vida”, en la que se les veía a los dos jóvenes y sobre todo bellos. A ella especialmente. Por las mismas fechas el actor, entrevistado por Ellen DeGeneres, explicó cómo conoció a su mujer: “Fue en el plató de la serie australiana Corelli. Ella era la protagonista y yo me enamoré de ella. Todo el mundo estaba enamorado de Debbie”. También contó en otro programa que su compañera le impactó desde el minuto uno, pero que no sabía qué hacer porque, en aquel momento, “ella ya era toda una estrella de cine y yo solo un novato”. Ya entonces, a los 27 años, tuvo claro que Deborra-Lee, de 40, era la mujer de su vida y apenas esperó cuatro meses para pedirle matrimonio.

hug5hugh jack intagram

Es interesante verles en fotos del pasado y de ahora. La belleza de ella y el aire un tanto blandito de él (cuando lo eligieron el actor más sexy del mundo se lo tomó a guasa). Furness ha cambiado un poco con la edad, es cierto, pero cuántas virtudes no tendrá esa mujer que, pudiendo en su momento elegir entre tanto pretendiente apostó por un desconocido y un poco torpe principiante. De entrada, la clarividencia (Hugh ha resultado ser un excelente marido y un buen padre). Después, no hay duda, la paciencia. Cuando eres una estrella en tu país y tienes una carrera salpicada de éxitos como la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián (por Waiting, en 1991), tienes que tener mucho cuajo para oír machaconamente que eres una afortunada porque “él” tuvo a bien elegirte. De hecho, Hugh Jackman siempre dice lo contrario: “El afortunado fui yo”.

 

 

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

2 Comemtarios

  1. Es totalmente imposible no adorar a este hombre, sobre todo cuando lees cosas como las que comentas. Creo que son muy pocos los personajes conocidos que hablan en público de su amor sin problemas y con tanto cariño. Y anda que no habrá tenido él gente que le intente convencer de que ella es una vieja y podría estar con cualquier jovencita buenorra! Lo dicho, un hombre adorable por completo. Y soy fan de ella por completo, claro está 🙂

    • Supongo que para ella no será fácil. Pero tampoco para él lo sería en su momento, cuando ella era una de las mujeres más deseadas de Australia. Lo bueno de esta pareja es que a cada uno de ellos no le costará entender lo que siente el otro, porque ambos han estado antes ahí.

Deja un comentario


*

diecisiete − 9 =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: