Historias de algunas (y algunos) valientes

G.: “Nunca una relación había sido tan transparente, tan vibrante como esta”.

Mi nombre es G. estoy casada y tengo 51 años y mi amante 35. Nos hemos conocido por casualidad este mismo verano (sí, y en un sitio cuyo nombre no debo mencionar y donde no vas a buscar precisamente amor) y creo que, desde que nos frecuentamos, no hemos pasado nunca más de 16 horas sin saber uno del otro pero lo normal es que no pasemos de 4… Nuestra conexión es brutal, intensa y abrumadora y como no recuerdo haberla experimentado antes con nadie. Tenemos complicidad, dulzura, respeto, admiración, comunicación intensa, risa, juegos y libertad… ¡Todo! No es la primera vez que me enamoro (y uso con cuidado en verbo, pues el verdadero amor lleva más convivencia), pero nunca una relación había sido tan transparente, tan vibrante, luminosa y liberadora como esta. Es como haber llevado las respuestas en mi mano toda la vida y encontrar que él lleva las preguntas… o como un libro abierto del cual leo sin códigos… Es decir, el hombre que he buscado incesantemente sin siquiera saber que era lo que buscaba desde siempre.

Toda esa es la parte chula. La parte chunga es que no vivimos en la misma ciudad, que yo estoy casada, con buena situación económica y él… pues no. Digamos que son los detalles los que estropean el glamour de nuestra historia, pues lo que siento es auténtico, único e irrepetible. Nos damos paz y felicidad, motivación, aun estando lejos. Nunca creí en el matrimonio ni en tener hijos, pero me casé y los tuve. Y sé que, si esto sigue así, algún día, no sé, es posible que compartamos más tiempo juntos y sé que mis hijos difícilmente aceptarían ver a su madre con un hombre 16 años más joven. Para mí, pues, el tiempo, envejecer, es mi segunda posibilidad de estar juntos. La primera es que el trabajo no nos falte. Veremos qué sucede primero, pero tengo claro que sería complicado separame. Por eso he dicho mi amante desde el principio.

No tenía muy claro publicar mi caso pues dudaba sobre qué decir o qué no decir. Sol

o espero que, con el tiempo, nuestros casos se normalicen en la sociedad y se entienda el tremendo poder de estas relaciones que aportan tanto a las parejas. Sí. Lo excepcional y reseñable es el sitio de encuentro. Pero de eso también hemos de quitarnos los prejuicios… Somos la prueba. ¡Hay vida normal e inteligente en esos planetas!

Ab Imo pectore

G.

Testimonios

8 Comemtarios

  1. I.M.

    Impresionante, G. Me he quedado sin palabras

  2. Elena

    Me encantan los testimonios de esta página. Desde que la conozco me siento, no sé, menos rara.

  3. Uau! Increíble historia y muy valiente a la vez. Saludos.

  4. G.

    Hola, soy G. Desde hace un tiempo quería saludaros y deciros que, en fin, mi chico y yo seguimos conectados, más que juntos. Siempre puse todo esto en cuarentena, porque así si algo salía mal yo estaría ya curada en salud, pero no. He tenido que tener más paciencia, generosidad, más perspectiva, y en el camino me voy descubriendo como una mejor persona y todo eso a la vez me hace más feliz. Y hasta me ha transmitido esa alegría del no preocuparnos tanto del futuro y disfrutar del momento. Entonces, ¡todo muy bien!

  5. Yuni

    Muchas gracias por contarnos cómo va todo, no sabes como lo agradezco. Ver que se puede, que las cosas van bien entre ustedes.

  6. U

    Hola G, yo soy U, y tb estoy casada tengo 2 preciosos hijos, y aunque no he mantenido relaciones sexuales con D hay muchísima tensión entre los dos. Os explico un poco mi historia, y me gustaría que si alguien se encuentra en mi misma situación me anime ayude o tranquilice porque me siento como una quinceañera…
    Hace un tiempo me uní a un grupo de trabajo en el que somos 5 hombres y yo, aún a pesar de las apariencias y de que muchas pensaban que de gustarme alguno de mis compañeros serían los de mi misma edad, se quivocan. Y me estoy enamorando de mi compañero al que le saco 15 años. Yo tengo 38 y él 23. Hay un feeling explosivo, ya que nuestro trabajo es artístico y las sensibilidades conectan de forma brutal, entendiéndonos sin mirarnos ni hablar. Hay una complicidad que no he sentido en mi vida, y supongo que él siente un tipo de atracción fatal hacia mí por alguna razón que no llego a comprender. El caso es que no quiero dejar a mi marido, le destrozaría, pero quiero estar con D, y no me lanzo por falta de seguridad… si alguna vez sucede algo mas prometo volver a escribir y contaros.
    Solo quería escribir esto porque siento que muchas de nosotras nos cortamos las alas por tener seguridad, pero al final estas siempre vuelven… o quieren volver a nuestra espalda para ayudarnos a madurar y ser mejor persona. Si me leéis , nunca nunca dejéis de ser libres aunque compartáis vuestra vida con otra persona…

  7. Felipe

    Por experiencia creo que lo de U es meramente atracción sexual por ello creo que ell debe profundizar la amistad para que conozca más a su jóven compañero y vea que tipo de hombre es y si es discreto, serio, etc busque un encuentro sexual poniendo las reglas claras desde el comienzo para evitar complicaciones.

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad