Historias de algunas (y algunos) valientes

Florinda Chico y Santos Pumar, ¿amor platónico? No, gracias

Que las parejas en las que ella es mayor que él no necesariamente las integran cougars queda bien patente en historias como la de Florinda Chico y Santos Pumar. 23 años de diferencia había entre la maravillosa actriz secundaria y Santos, un joven electricista de la compañía teatral de Lina Morgan. Florinda era famosa, sí, muy popular. Una curranta del cine y de los escenarios que, cuando vio cómo aquel tímido joven le tiraba los tejos a ella, mujer de 49 años separada y con dos hijas, no vio en ello otro interés que no fuera el del amor, por más que así se lo sugiriera más de un@. “Jamás pensé que Santos se fijara en mí por interés. Soy una actriz, no una millonaria”, diría mucho después.

Se casaron en 1989 y estuvieron juntos hasta la muerte de ella, en 2011. Eran una pareja bien avenida y feliz, a la que le costó lo suyo ser aceptada, no solo porque ella fuera visiblemente mayor que él, sino por los kilos -sí, he dicho los kilos- que les separaban. Como si las gordas no pudieran enamorar a un hombre más joven. Como si lo que la hacía diferente -esa personalidad y esa gracia- estuviera al alcance de cualquier mujer. Al final de sus días dijo en una entrevista: “Muchos no entienden que el sexo no lo es todo en el amor”, pero quiero creer que se refería a eso, al final. No me imagino a una fiera como Florinda en plan amor platónico. Ni con Santos ni con nadie.

 

 

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

2 Comemtarios

  1. Maite G. Martín Responder a Maite

    SAbía que sacar a Florinda y Santos era cuestión de tiempo. Me encanta porque más normales no podían ser.

Deja un comentario


*

18 − uno =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: