Historias de algunas (y algunos) valientes

El ejemplo de otras

Uno de mis entretenimientos favoritos, desde que salgo con un hombre visiblemente más joven que yo, es fijarme en otras mujeres que hacen lo propio (o lo hicieron: esto es todavía más interesante); es decir, en el ejemplo de otras. A lo mejor es que no tengo personalidad y necesito ver a otras en la misma situación; a lo mejor es que, contrariamente a lo que se repite desde hace tiempo en los medios de comunicación, seguimos siendo unas pocas.

El caso es que me encanta descubrir a una nueva famosa con pareja más joven (lo siento, Madonna y Demi Moore: ya estáis un poco vistas). Y digo famosas porque yo, por más que miro entre mis conocidas, apenas las cuento con los dedos de una mano. Así que cuando leo una entrevista a Julianne Moore, por ejemplo, y descubro que su marido desde hace 11 años, el director Bart Freundlich, tiene 9 menos que ella, me pongo muy contenta.

Por mí y por todas las mujeres, porque en esto, como en tantas cosas, la práctica tiene más fuerza que todas las teorías juntas. También me fijo en cómo la literatura y el séptimo arte recogen este fenómeno no tan reciente (ahí está la mitología clásica) y, sobre todo, cuando lo hacen con naturalidad. Y, por supuesto, en lo que mujeres reales, como tú y como yo, pensamos al respecto. A todo esto quiero dar cabida aquí. Y a lo que piensa mi chico, por supuesto.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

8 Comemtarios

  1. Este artículo me gusta más. Es más personal Lola Ce!
    Porque ninguna teoría vale para censurar la práctica y porque cada uno hace sus propias teorías y cuesta más hacerlas que copiarlas. Brava!

  2. Mi amiga Kimberly Carrington-Fox (Kim) y yo (Cassie) estamos encantadas con esta página. Nos consideramos unas fans de las mujeres que van con hombres más jóvenes. Nosotras mismas nos sentimos atraídas por los chicarrones que pululan por el mundo y que han nacido de 1980 en adelante (bueno, algún setentero de final de década tampoco nos desagrada). Ahí están David Gandy, Sam Heughan, Aaron Taylor-Johnson (¡eh, casado con un Sam Taylor-Wood, veintitrés años mayor que él!) y un largo etcétera que irá aumentando al mismo tiempo que nosotras cumplimos años físicos, que no mentales.

    Entre Kim y yo tenemos nuestra propia definición de este tipo de mujer. Nada de “cougars”: nosotras somos “haggards”, esto es, halcones que son capturados cuando ya son maduros, más difíciles de domar, pero todo un reto para el joven halconero… 😉

    Gracias por crear esta página tan estupenda. :*

    • Je, je. Me encanta esa definición, haggard. Siempre he odiado la palabra cougar. Quien se la inventó para esto no sabía de lo que hablaba, estaba claro.
      Gracias a vosotras por leerme y por las sugerencias. A Aaron y Sam les tenía que haber dedicado un post hace tiempo, pero a veces me dejo llevar por mis apetencias, o por la actualidad, y ahí los tengo pendientes. Pedazo de historia la suya.

  3. Es normal, porque cuando algo no es tan mayoritario todavía, buscamos el apoyo y la validación en las historias de otras. Yo también lo hago, y eso que no estoy con nadie, pero conozco por donde van mis gustos!

    • Gracias, Carme. Es como un vicio, ¿verdad? Como las mujeres embarazadas, que instintivamente se fijan en todas las embarazadas que se encuentran por el camino, pues yo me fijo en las parejas en las que él es más joven…

  4. ¿Este fue tu primer post? Lola,¿

Deja un comentario


*

5 × uno =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: