Historias de algunas (y algunos) valientes

Con mi chico en Futuroscope

Hay una atracción en Futuroscope, ese parque francés que superó hace tiempo la ciencia y tecnología de sus inicios, llamada Ojos que no ven. Es una atracción para sentir, para oler y tocar, en la que los participantes –siempre en número reducido- recorren, en la más completa oscuridad y llevados por un animador invidente, lugares del mundo tan dispares como un pantano de Luisiana, la cima del Himalaya o la bulliciosa e impredecible Nueva York. En el fin de semana que me había ido ahí con mi chico, en un intento de salvar lo nuestro –ya está, ya lo dije- fue la atracción que primero quise visitar, pero la que dejé, sin embargo, para el final, como si intuyera que después de conocerla no tendría el cuerpo para ver, por ejemplo, la aventura en 4D de Arthur y los Minimoys o La máquina del tiempo con los Rabbids, algunas de sus atracciones estrella.

ojos

La “vi” pues, al final, un poco sobrecogida por la oscuridad total, la mano al hombro de mi chico y en rigurosa fila. De repente estábamos en una pequeña barca en Luisiana, rodeados de la flora autóctona y de los pájaros que pueblan el Mississippi; pero cuando más a gusto me encontraba saboreando esas sensaciones, mis piernas se dieron de bruces con un coche en Nueva York, y fue imposible no pensar en cómo será para un ciego sortear esa ciudad, cualquier ciudad, con la sola ayuda de su oído y de su intuición. Luego lo hablaré con mi chico, pensé. En algún momento nos habíamos soltado y era imposible encontrarse solo a través del tacto, habida cuenta de que no estábamos solos ahí dentro. También me acordé de La catedral, ese perfecto relato de Raymond Carver que tanto tiene que ver con el tema que nos ocupa.

ojos 3

Pero a mi chico no le interesaba La catedral, como tampoco le interesó demasiado Ojos que no ven, de la que yo, en cambio, había salido entusiasmada. No voy a decir que lo nuestro se acabara por eso, porque no es cierto, pero sí que esa fue la última vez que pasé por alto lo diferentes que somos (y que nada tiene que ver con la edad que figura en nuestros DNI). ¿Una simple atracción del parque? ¿Un relato que no puedes compartir? –diréis-. No fue solo eso. A veces se ve mejor después de la oscuridad. A veces se produce un clic dentro de uno@ y nada después vuelve a ser lo mismo.

 

P.D. Esto ocurrió hace unos meses y, como veis, he seguido (y voy a seguir) con el blog. Sigo siendo la misma, sigo defendiendo el amor sin prejuicios y sigo pensando igual que cuando escribí mi primera entrada o explicaba quién soy (arriba, dcha.). Un beso a tod@s.

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

13 Comemtarios

  1. Y yo seguiré leyéndote, porque el espíritu es el mismo, y detrás de tu blog hay muchas personas que nos sentimos identificadas contigo y con estas historias. Mucho ánimo y un beso enorme Lola.

  2. Hola Lola! No te conozco personalmente, pero leyéndote siempre me has parecido una mujer fantástica. El post de hoy me lo confirma: hay que ser valiente y honesta para no conformarte con una relación que no funciona del todo. Espero que te vaya todo muy bien. Por cierto, la atracción de Futuroscope me parece súper interesante, me la apunto por si voy a París!

    Y si tú vas a Barcelona alguna vez, cuentas con una amiga!

  3. Enhorabuena y muchas gracias por compartir todo esto con nosotras, Lola. La vida tiene estas cosas y lo importante es estar contenta con nuestra situación y, si no, cambiarla. Seguiré leyéndote, faltaría más.
    Un besote!

  4. Es verdad. Tal vez intentamos “de nous rattaper” al principio y hay días en que no parece que esa distancia se pueda llenar con la sola buena voluntad. Creo que lo mejor de lo mío es que estamos lejos y así hemos ido teniendo tiempo (demasiado) para distanciarnos y volver a buscarnos…pero quien sabe. Tal vez el click venga de él, aunque prometa que no será él quien me deje…
    En cuanto a ti, Lola, pues una sorpresa. Y también un post magnífico transmitiendo esa sensación de búsqueda en la oscuridad. Me dejas una mezcla de soledad-alivio. Como si fuese un re-encuentro contigo misma, aunque estabas acompañada. Seguro no eres de las que necesita que un clavo saque otro clavo, como decían las abuelas! Un abrazo!

  5. Muero con este post. Ya era tu fan, pero ahora… no sé, es un placer que exista este sitio. Muchas te lo agradecemos.

  6. Hola. Me ha gustado mucho el post. Si te sirve de algo, Lola, la calle está llena de gente (hombres), y muchos sí entienden de atracciones en la oscuridad y de Carver. Sin importar la edad que tengan, por supuesto. Sólo hay que seguir ahí. Por cierto, que he puesto en google “mi novio” y lo primero que ha salido es este blog! ¡No me extraña, pero en cualquier caso, Enhorabuena!

Deja un comentario


*

13 − cinco =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: