Historias de algunas (y algunos) valientes

“Cierta historia de amor”, de Silvio Rodríguez

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Me he encontrado con esta canción demasiadas veces últimamente, así que no me queda otra que traerla hoy aquí, pese a lo mucho que me he resistido en este tiempo. ¿Y por qué me he resistido? Porque es rancia donde las haya, porque su letra es vergonzosa y no le llega a la suela de los zapatos a otras composiciones del gran Silvio Rodríguez, porque es machista… Vamos, que lo tiene todo. Y digo yo, ¿cómo es posible que el famoso cantautor, una de las cabezas visibles de la llamada nueva trova cubana, allá por los últimos setenta o primeros ochenta (¡cielos!) incluyera esto en el mismo disco de Te doy una canción o Y nada más?

El álbum se llamaba Mujeres y, afortunadamente, pasará a la historia por los mencionados títulos y no por Cierta historia de amor. Que me disculpen los fans furiosos de Silvio, pero si puedo decirlo es precisamente porque yo fui una de ellos, y porque mi biografía sentimental le debe mucho a canciones como Esto no es una elegía y, sobre todo, a la Pequeña serenata diurna, un canto a la felicidad como pocos se han escrito. Pero no quiero extenderme. Pondré la letra aquí y abajo un enlace donde se puede escuchar. Y para compensar, también la Pequeña serenata, aunque para escucharla ahora hay que ser un poco flexible y ponerse en situación (eran otros tiempos).

 

Yo era un muchacho tranquilo
hasta que di con mi sueño
más dorado, que era una mujer
algo mayor que yo.
Ella tenía treinta y cinco
y yo dieciocho para mi favor (favor dudoso).

Empezó por regalarme
dos camisas y un vestido
para que yo se los diera a mi mamá.
A eso le siguió una lluvia
de pequeños regalitos para mí (para mi entierro).

Hasta me froté las manos
cuando supe que vivía sola
desde que, por fin, se divorció.
Y en su casa hice meriendas,

comidas y desayunos hasta engordar
(casi reviento, como verán).

Lo tenía todo y me puse ocioso:
me pasaba el día de la lectura al amor.
“¿Qué quiere mi dueño?,
¿qué quiere mi encanto?”,
me decía con voz azucarada
si me iba a mover.
Lo tenía todo y me puse ocioso:
me pasaba el día de la lectura al amor.

Mis amigos comentaban
que yo sí era un bárbaro del diablo
y la fama de conquistador nació.
Las pepillas me buscaban,
yo me pellizcaba el brazo
para ver si era soñando.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Aprendí de un buen amigo
a pegarle a mi mujer,
a llevar los pantalones
como es la tradición.
Y ella iba a mi trabajo
para sorprenderme
en algo ilegal (era normal).

Me di cuenta que las cosas
ya no estaban en su sitio
cuando me empezó a coser
la ropa encima, al salir.
Después vino la algazara,
las denuncias y los llantos al dormir.
Y pasó el tiempo…

Decidí dejarla cuando una noche
desperté y la vi que se lanzaba sobre mí
con unas tijeras de podar sus matas,
mientras me juraba que
no iba a ver
a otra mujer
jamás.

Me puse la ropa y salí corriendo
entre amenazas que no puedo repetir.
Me puse la ropa y salí corriendo
sin sueños dorados, pero a salvo el honor.

Créditos: semana.com y youtube.com

 

 

 

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

3 Comemtarios

  1. Que letra tan rancia y machista y casi infantil. En fin eran otros tiempos !

  2. Ricardo Ganso Responder a Ricardo

    Es una ironía. Figura retórica que consiste en decir lo opuesto a lo que se quiere decir.

Deja un comentario

diecisiete − dieciseis =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad