Historias de algunas (y algunos) valientes

Cesc Fàbregas y Daniella Semaan, lo importante es amar

Que me perdonen los puristas del séptimo arte por atreverme a usar la inolvidable película de Zulawski para titular este post, pero es que es lo primero que me viene a la cabeza cuando veo a Cesc Fàbregas y Daniella Semaan en cualquier foto. Que se aman, que se quieren como locos (sobre todo que el futbolista está como loco con su Daniella). Cierto que ella es una mujer exuberante, de esas que -según nos venden- hacen perder la cabeza a un hombre. Pero no es menos cierto que Cesc, aunque no precisamente un Adonis, por su condición de futbolista del Chelsea y antes del Barça, habrá tenido más de una admiradora.

De hecho, cuando se conocieron en 2010 en un restaurante –ella fue a pedirle un autógrafo-, Fàbregas salía con su novia de toda la vida y Daniella llevaba 12 años casada con Elie Taktout, libanés como ella y padre de sus dos hijos mayores. Nada de eso importó cuando se conocieron. Lo suyo fue un flechazo en toda regla y lo cierto es que, siete años después, el amor no parece habérseles acabado. Y eso que han tenido que sortear unos cuantos problemas y prejuicios: desde la edad (12 años exactos se llevan) hasta los derivados del divorcio de Daniella (42). Pero Cesc (30) pasa bastante del qué dirán (de otro modo no publicaría algunas de las instantáneas que pueblan a menudo su Instagram, para regocijo de propios y extraños) y es un hombre del siglo XXI. Su propia madre, que lo tuvo muy joven y aún tiene 48 años, dio a luz hace tres años a una niña con su nueva pareja, de tal manera que la hermanita de Cesc nació un año y medio después que su primera hija, Lia. Él y Daniella ya han tenido tres niños (la foto de arriba la subieron hace unos meses, cuando nació el pequeño Leonardo).

Qué queréis, a mí me causa una cierta ternura esta pareja que va a su aire tanto en lo personal como en sus estilismos. Todavía no me he repuesto de las imágenes de Daniella en una de sus primeras bodas como invitada en Girona, la de Xavi Hermández y Nuria Cunillera (abajo), y eso que ya ha llovido un rato. (Es más: aún lamento no haber podido leer el reportaje gráfico de la misma con mi colega Pepa Calderón, cuya afilada lengua no puede compararse a la de nadie.) Pero ellos se quieren y pasan de todo. ¿No es eso la felicidad?

 

Créditos: Instagram, diariofemenino.com y todoboda.com

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

Deja un comentario


*

3 × tres =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: