Historias de algunas (y algunos) valientes

Carmina Ordóñez y Pepe, cualquier parecido con el amor…

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

… Es pura coincidencia, sí. La leyenda que tanto se usa en las películas a propósito de historias que se parecen demasiado a la realidad es perfecta, desgraciadamente, para definir esta historia. Especialmente después de saber lo que dijo de ella uno de sus protagonistas, Pepe el marismeño: “Lo que nos unió a Carmen y a mí fue la droga”.

Pero retrocedamos en el tiempo. Carmen Ordóñez, una de las reinas del papel cuché, hija de torero, exesposa de torero, niña bien que lo tuvo todo, había estado casada en tres ocasiones y había tenido algún otro amor importante cuando conoció a Pepe, cantante de Los Marismeños que por entonces tenía 20 años, 19 menos que la diva. La prensa del colorín dio buena cuenta de sus idas y venidas, de sus fiestas, de sus rocíos, pero jamás mencionó lo que todos en su círculo sabían y que ella misma, andando el tiempo, se ocupó de nombrar: que era presa de diversas adicciones.

¿Y qué papel jugó en esta pareja la diferencia de edad? Pues sinceramente, ninguno. Carmina Ordóñez era tan guapa, estaba tan acostumbrada a gustar a los hombres que a nadie extrañó esta relación, como si la extrema belleza tuviera la virtud de pasar por alto el eterno tabú (recuerdo ahora mismo, por ejemplo, el caso de Brigitte Bardot y los hombres que llegaron a su vida cuando ella rondaba los cuarenta). Algo influiría, además, que Carmen siempre había hecho con su vida lo que le venía en gana.

Pero me entristece que esta historia se acabara; que Pepe, que habla con cariño y respeto de esta mujer, dijera hace tiempo que si no hubiera sido por su mutua adicción jamás se habrían conocido. Y aún más que ella, la otra protagonista de esta historia, no pueda hablar ya ni de eso ni de nada. Dicen los que la conocieron que era extremadamente generosa y apasionada. Seguro que además, con su abrupto final, ayudó a más de un@ a reaccionar y salir de eso. Descanse en paz.

 

Créditos: pressreader.com

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

Deja un comentario

catorce + cinco =

SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí:


Al pulsar ENVIAR declaro haber aceptado expresamente nuestra Declaración de Privacidad