Historias de algunas (y algunos) valientes

Adolphe, de Benjamin Constant: ni contigo ni sin ti

Esta intensa y breve obra es una de las primeras novelas modernas –si no la primera- en hacer de la psicología de sus personajes su razón de ser. Lo más interesante de Adolphe no es lo que pasa de puertas afuera, sino todo lo que ocurre en la mente de sus protagonistas, y muy especialmente de Adolphe, el fatuo y vanidoso Adolphe.

Joven y atormentado –y muerto de aburrimiento-, Adolphe decide que quiere amar y ser amado, pero, por más que mira alrededor, no encuentra a nadie que le inspire amor, a nadie que le parezca “susceptible de sentirlo”. Hasta que conoce a Elléonore, diez años mayor que él, reservada y con carácter. Una mujer inteligente –bendito seas, Benjamin Constant, por recordar ya en el s. XVIII que hay más cosas aparte de la belleza– pero ¡ay!, emparejada y con dos hijos pequeños. ¿Le importa esto a Adolphe? Ni lo más mínimo. Al contrario, no para hasta conseguir que la razonable Elléonore rompa todas sus reservas y se enamore de él. Pero entonces, una vez saciado su amor propio, la intensidad del amor de Adolphe comienza a mermar: ella pasa de ser su objetivo a su atadura, aunque eso tampoco se traduzca en que la deje en paz, siendo la novela uno de los mejores ejemplos del “ni contigo ni sin ti” que yo haya leído nunca. 

En cuanto a la diferencia de edad, si al principio a nuestro protagonista no le importa, sin duda porque no le preocupa otra cosa que su propio arrebato, luego es uno de los muchos peros que le hacen pensar que la relación no puede durar. Muy reveladora es una de sus reflexiones: “Ay del hombre que, en los primeros momentos de una relación amorosa, no cree que esa relación deba ser eterna (…). No es el placer, no es la naturaleza, no son los sentidos los corruptores; lo son los cálculos a que la sociedad nos habitúa y las reflexiones que la experiencia engendra”.

Una de las cosas más interesantes de esta novela, que ha sido llevada al cine en dos ocasiones (arriba, Stanislas Merhar e Isabelle Adjani en la versión de Benoit Jacquot) es, como dice el escritor Jesús Ferrero, “la lucha por el poder que hay en esta pareja”. Las otras son su gran verismo y su intensidad, que nos hacen querer seguir leyendo aunque desde el principio sepamos cómo va a acabar, porque “queremos saber qué pasa, cómo pasa y qué piensan sus protagonistas”.

Créditos:Le temps (portada) y Nova ed.

 

 

Compartiendo

Lola Ce
Lola Ce

Deja un comentario


*

dos × cinco =

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet
SUSCRÍBETE

¿Quieres recibir en tu correo notificaciones cuando publiquemos artículos nuevos?

Escribe tu dirección aquí: